Valldemossa-1

5 pueblos del interior de Mallorca

Aunque no te lo creas Mallorca es mucho más que playas, calas y acantilados. Está demostrado que puedes visitar la isla Balear e irte maravillada sin haber pisado la costa. ¿Cómo? Dedicando tu tiempo a descubrir los pueblos del interior de Mallorca, es decir, practicando turismo rural.

Valldemossa pueblo de la Serra de Tramuntana

En Mallorca cada paisaje tiene su tempo

El otoño y/o invierno es la época perfecta para visitar la zona oeste de la isla. Por las noches bajan las temperaturas y un jersey de lana no está de más. Pero, a cambio, evitas las masificadas carreteras hacia la costa, a los turistas que aparecen como setas y “te quedas con el riñón” que te hubieran quitado los bares y restaurantes en período estival. Alcúdia, pueblo del interior de Mallorca

La tranquilidad se apodera de la Serra de Tramuntana –y de alguna localidad del interior como Inca-, una de las cadenas montañosas más bellas del Mediterráneo. Tanto es así, que si apuras los días de temporada baja puedes encontrarte con museos, hoteles, tiendas, etc cerrados. Tirada tampoco te vas a quedar, qué no cunda el pánico. La estacionalidad, en muchos lugares de España, es un problema que afecta directamente al turismo rural.

1.- VALLDEMOSSA

Valldemossa pueblo de la Serra de Tramuntana

Es el pueblo turístico del interior por excelencia. Con toda aquella con la que hables sobre un viaje a Mallorca te recomendará la visita a Valldemossa, y no es para menos. El municipio es conocido como “la ciudad de los cuatro valles”, ya que está situado a los pies de las estribaciones orientales de la Serra de Tramuntana.

Valldemossa pueblo de la Serra de TramuntanaAntes de aparcar el coche –hay OTA incluso en temporada baja- Valldemossa te recibe en la alto de una colina y la idea de un pueblo medieval de cuento te viene a la mente: callejuelas adoquinadas, sólidas casas de piedra y villas impresionantes. El escenario perfecto para que la historia comience con “Érase una vez…”

Su mayor punto de interés es la Real Cartuja de Valldemossa, un espléndido monasterio y antigua residencia real de accidentada historia edificada en 1310. Entre sus paredes alojó a reyes, monjes y dos personalidades del s. XIX: el compositor Frédéric Chopin y su amante, la escritora George Sand. Ambos pasaron un invierno en la localidad y la experiencia no debió ser muy bien, ya que Sand escribió Un invierno en Mallorca que le atrajo la antipatía de los mallorquines. El precio de su entrada (8,50 euros) es superior al de la visita con audio guía a la Catedral de Palma de Mallorca, así que disfrutamos desde fuera de las vistas y los bonitos y cuidados jardines que le rodean.

2.- DEIÀ

Deià-2

Otro de los pueblos más afamados de Mallorca es Deià. Su ubicación es espectacular, con un conjunto de casas de piedra muy bien conservadas situadas sobre una colina de forma de pirámide que serpentean hacia los valles de los alrededores. La cima está coronada por una iglesia y su telón de fondo lo protagonizan las elevadas montañas y el Puig des Teix con (1062 m). En definitiva, una estampa idílica que nada tiene que envidiar a las escenas de película de la Toscana.

Las empinadas laderas cuentan con infinidad de huertos, árboles cítricos, almendros, olivos e incluso algún viñedo.

Deià se convirtió en su día en la segunda casa de una colonia internacional de escritores, actores y músicos; para los anglosajones, el más conocido fue el poeta inglés Robert Graves.

No tiene grandes atractivos turísticos, el plan de visita es callejear y respirar tranquilidad (no está tan masificado como Valldemossa. Supongo que las visitas se centrarán más en la cala de Deià, ya que está considerada como una de las más bonitas de la Mallorca occidental). 

3.- SÓLLER

Soller pueblo de la Serra de Tramuntana

Catedral-Sóller-200x300De oídas –a mí compañera de trabajo le encanta la localidad- conocía Sòller. Sobre todo, su fiesta más importante y conocida el “Firo”. Unos mil doscientos vecinos reconstruyen el conflicto entre pagesos (campesinos) y moros que sufrió la localidad el 11 de mayo de 1561. Y es que los árabes descubrieron el potencial del valle, conocido como Vall d’Or –valle de oro-. Existen escritos del s.XIII que atestiguan la existencia de naranjos y limoneros regados con aguas de las montañas.

Los grandes puntos de interés de Sóller se centran en Ca’n Prunera –Museu Modernista, Esglesia de Sant Bartomeu, Sala Picasso y Sala Miró, el Banco de Sóller y la Plaça de la Constitució.

No obstante, lo más atractivo y curioso de Sóller es la estación de trenes. Gracias a su buena conservación, una de las excurciones más aclamadas por los turistas en Mallorca es el tren antiguo de madera que una Palma y Sóller. Un bonita actividad que te permite huir del bullicio de la ciudad y conocer los paisajes rurales.

4.- POLLENÇAPollença

Pollença, pueblo de Serra de TramuntanaSi Winston Churchill y Agatha Christie estuvieron en Pollença nosotras no íbamos a ser menos. Como sucede con los municipios anteriormente descritos, Pollença también fue un imán para artistas y bohemios que ha repercutido en la actualidad, pues cuenta con una población extranjera más o menos permanente. Oímos a abuelas y madres hablar a sus hijos en alemán y/o inglés, así que nos consta que no sólo en verano se decantan los extranjeros por Mallorca.

Su mayor atractivo es el Calvari (calvario), una escalinata de 365 escalones de piedra que separan el centro urbano de la capilla dieciochesca construida en lo alto (330 m). La subida es complicadilla y cansada, pero las vistas son la mejor recompensa. También puedes visitar la Iglesia de la Mare de Déu dels Àngels, situada en la plaza mayor, o el museo de Pollença, con un claustro barroco del s. XVII del Convent de Sant Domingo en el que está el colorido mándala budista de Kalachakra donado por el dalái lama en 1990.

5.- ALCÚDIA

Alcúdia, pueblo del interior de MallorcaLo primero con lo que te encuentras al llegar a Alcúdia son las murallas medievales que rodean y configuran su fisonomía. Murallas, perfectamente conservadas, por las que puedes pasear y divisar lo que los romanos, bizantinos, árabes y catalanes dejaron, un conjunto patrimonial de primera orden.

Alcúdia, pueblo del interior de Mallorca

Además, los restos no son solo el casco histórico de la villa, a escasos metros se encuentra el primer y más importante asentamiento romano de Mallorca llamado Pol·lèntia. Su teatro, en particular, bien vale el precio de la entrada. *Al ser lunes y temporada baja estaba cerrada Pol·lentia, así que nos quedamos con las ganas de verlo.

Habrá más pueblos con encanto especial de los que me gustan a mí, pero lo dejo para el próximo viaje a Mallorca ¿O te crees que no voy a volver?

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

8 comentarios sobre “5 pueblos del interior de Mallorca

  1. Estoy de acuerdo con lo que comentas, muchas personas piensan que Mallorca solo es playa pero tiene muchísimo más.

    Yo he viajado en varias ocasiones a Mallorca pero al siempre me queda pendiente una ruta de este tipo. Sé que la otra parte es increíble pero como voy pocos días no puedo resistirme a la capital y las playas cercanas 😛 .

    Me apunto la recopilación para una escapada más larga 😉

Deja un comentario