Joxean, profesional tolosarra de la cesta punta (adondequieraquevaya)

Entrevista a Joxean, profesional de la cesta punta

Reunirte con Joxean Elorza es volver a casa, a Euskadi. Ataviado con su txapela, las deportivas y el marcado acento vasco comenzó la entrevista. Al principio no quedó claro quién se la hacía a quién, es inevitable que Joxean esté callado y te pregunte por todo aquello que pase por su mente. No obstante, enseguida entró en materia y sin apenas hacerle preguntas habló sin tapujos, ilusionado y orgulloso de su historia. Elorza vivió de primera mano la cultura y el deporte vasco. Durante 15 años fue jugador profesional de cesta punta -modalidad de pelota vasca que se practica con una cesta de mimbre-. Un trabajo que le dado todo en la vida: ha conocido mundo, se ha casado con una indonesia y tiene una estupenda hija.

-¿Cómo empezó tu afición por la cesta punta? 

– Antiguamente en cualquier pueblo vasco podías encontrar un frontón. Y así como la mayoría de los chavales de ahora se inclinan por el fútbol, antes en Euskal Herria nos decantábamos más por el frontón. En mi caso, en Tolosa, mi localidad natal, había una escuela de cesta punta (la única en Guipúzcoa) y al tener a mi padre como referencia, ya que él también había hecho sus pinitos en pelota a mano, decidí apuntarme y aprender.

Joxean, a los 16 años de edad, a punto de debutar como profesional en el frontón de Tolosa (Año 1966)
Joxean, a los 16 años de edad, a punto de debutar como profesional en el frontón de Tolosa (Año 1966)

– ¿Qué es lo que te hizo dedicarte profesionalmente a este deporte?

Eran los buenos tiempos de la cesta punta y del Jai-Alai (nombre comercial que se les dio a los frontones de pelota vasca). Yo cuando empecé en la escuela ya sabía que si alcanzaba un alto nivel lo más lógico era que dejara Tolosa y jugara fuera.

– ¿Cuándo se produjo el salto de “aprendiz” a profesional?

A los 16 años en la escuela de cesta punta me dijeron que ya había aprendido lo suficiente. Así que  me ofrecieron un contrato de 4 años para ir a Madrid y jugar en un frontón con apuestas. Los primeros meses fueron horrorosos. Como curiosidad te diré que salir de Tolosa en los años 60 y trasladarme a la “capi”, aquello me pareció sodoma y gomorra.

– ¿Tras 4 años de contrato en Madrid qué?

Hice la mili en Melilla. Y después estuve un año jugando en Barcelona, hasta que me dijeron en el año 1974 para ir a Miami.

– Miami, menudo cambio ¿no?

Sí, pero me sirvió para conocer mundo y saber que existen otros lugares en los que se vive muy bien. Además el clima es estupendo, al igual que sus playas. Fue una experiencia muy positiva.

– ¿Y después?

Volví a Barcelona y me ofrecieron ir a Jakarta. Me lo propuso un señor que frecuentaba el frontón y contrataba pelotaris para que jugaran en Indonesia. A mí me sonó a chino, pero me convenció.

– Madrid, Miami, Barcelona y ahora Jakarta, menudo ajetreo

Con 28 años en el frontón de Yakarta, Indonesia (Año 1978)
Con 28 años en el frontón de Yakarta, Indonesia (Año 1978)

Instalarme en Jakarta fue un cambio muy drástico. Si Miami para mía ya era diferente, pues imagínate Indonesia. De hecho alguno se volvió a España porque no le gustaba. Para mí fueron los mejores años de mi vida. Aprendí indonesio, trabajé en lo que me gustaba, me casé con mi actual mujer y tuve a mi hija ¿Qué más puedo pedir?

– ¿En Jakarta la gente sabía lo qué es la cesta punta?

No lo conocían como deporte en sí. Lo que pasa es que los orientales lo conocían por las apuestas, ya que son jugadores natos. El frontón estaba casi todos los días lleno. Tras 4 años jugando lo cerraron. No fue por causas económicas, sino por motivos políticos/religiosos. Así que los pelotaris nos tuvimos que buscar la vida. Algunos encontraron trabajo en la embajada, otros se fueron a jugar a Manila (Filipinas) y otros nos volvimos a España.

– De nuevo en Barcelona, el lugar de operaciones

Antes de volver tuve una oferta para ir a Macao (China) y otra en Estados Unidos para trabajar como cestero. Sin embargo me decanté por jugar un año y medio más en Barcelona. Ya tenía 31 años y la vida de un deportista es corta, así que quise asegurar y no andar de mudanza en mudanza.

– ¿Cuándo te retiraste qué hiciste?

Me quedé trabajando como cestero en el frontón de Barcelona. Me dediqué a reparar cestas durante 8 años hasta que el frontón cerró. Después busqué trabajo como todo hijo de vecino.

En la actualidad y tras jubilarse en el año 2008 Joxean disfruta de la vida. Compagina residencia entre Barcelona e Indonesia. En su tiempo libre no quiere ver obras, así que para no aburrirse decidió abrir un blog www.jakartaymás.com Seria muy osado decir que es experto en Indonesia, ya que es un país con más de 17.000 islas. Sin embargo tiene la ventaja de haber vivido allí y frecuentarlo con asiduidad. Así que con estos conocimientos puedo decir que es entendido en Jakarta, y lo refleja y comparte en su bitácora de viajes.

Además a sus 65 años de edad habla inglés, catalán, español e indonesio. ¿Su asignatura pendiente? Euskera. A su padre, natural de Azkoitia (pueblo guipuzcoano) poco se le oía hablar en castellano. Sin embargo su madre de Donosti apenas chapurreaba el euskera. Se crió con la ama, así que en casa se hablaba castellano. ¡Eso sí! Él va de vasco por el mundo con txapela e Ikurriña.

Entrevista a Joxean, profesional de la cesta punta
En la actualidad, en los frontones que hay en el Vall d’Hebrón en Barcelona

– ¿Volverás a Tolosa?

A vivir no. A mí me encanta ir en verano, lo pasamos de maravilla. Mis hermanas viven allí y cuando vamos es obligatorio visitar una sagardotegi. No obstante, el clima que hay en Barcelona y los años que hemos estado aquí pesan como para plantearnos volver a Euskadi.

Miryam Tejada

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

23 comentarios sobre “Entrevista a Joxean, profesional de la cesta punta

  1. Las historias reales son las que nos enseñan a vivir en la piel del otro. Gran idea la de entrevistar a Gildo Kaldorana, ahora ya sabemos que ser espía tiene sus momentos hogareños. Ya podía ir yo diciendo por Tolosa que lo conocía y sus vecinos mirándome con cara rara 😉
    Saludos.

  2. Muy buena entrevista, conocer un poco mas de su historia, un referente para las nuevas generaciones.
    Ahora despues de tanto alago decir que hemos tenido ma suerte de hacer couchsurfing en su Anoeta, Tolosa natal y conocer este precioso pueblo de su mano.
    Un abrazo cracks!

  3. Estupenda entrevista al gran Gildo! Amor de hombre, persona encantadora y con tantas historias en el tintero que es imposible cansarte de escucharle. Muchísimas gracias por una entrevista tan estupenda

  4. No conocía mucho de la vida de Gildo y ahora entiendo porque esta siempre de un lado para otro… jejeje Me parece muy buena persona, un hombre enamorado de la vida y del amor. Y eso es lo que transmite: entusiasmo, sentido del humor y pasión por todo lo que hace.
    ¡Enhorabuena!

  5. ¡Me ha encantaaaaado!!! No sabía que Gildo se llamaba Joxean (¿Es Juan en euskera?). La frase de “En su tiempo libre no quiere ver obras” brutal XD. Una historia muy interesante, chicos. Grandes la entrevistadora y el entrevistado. La vida de Gildo siempre me ha dado mucha envidia. Un besazo!

    • Gracias guapa!!! La verdad que la historia es muuuuy interesante y envidiable. La frase: “en su tiempo libre no quiere ver obras” es directo fue mucho mejor, con aspavientos y todo 😉 jajajaj Saludos Laura

Deja un comentario