Miedo a los recuerdos del pasado, Auschwitz

Entrada de Auschwitz II, llamado Birkenau

Se oye el susurro del viento, el aliento de los árboles y la soledad junto con la oscuridad del atardecer invade todo tu cuerpo. No tienes frío ni calor, no sonríes, pero tampoco lloras. Tu rostro con una mirada fija al infinito, apenas cambia de expresión. Y cuando llega el momento de regresar a casa; no hay palabras, ni sonidos, ni apenas fotos. Conoces su historia, porque para muchos todavía es una herida sin cicatrizar. Para las nuevas generaciones es el pasado, algo confuso y … Leer más…