Guía alternativa: “El París de Maialen”

24826208_10204053804740652_1374935157_o

Antes del viaje a París la consigna fue: “Quiero que me muestres el París menos turístico, Maialen”.   Dicho y hecho. Maialen me enseñó curiosidades y barrios de París que me hicieron abrir los ojos y ver la cara B de una urbe supeditada a mostrar su mejor faceta. Eso sí, no te voy a engañar, la foto en la Torre Eiffel, símbolo de la Ciudad del Amor, no podía faltar. Quizá la guía de París que a continuación detallo no tiene “ni ton ni son”, … Leer más…

Eslovenia también tiene costa. Observa la localidad veneciana de Piran

Playa de Piran, Eslovenia. Adonde quiera que vaya

Aunque parezca mentira Eslovenia tiene costa, fíjate en Piran. Me hubiese gustado acompañar esta frase con un redoble de tambores o un gif con aplausos de fondo (es la moda) porque sé que algunas todavía seguís incrédulas ante tal afirmación. Es cierto que asociamos este país centro europeo, el único del mundo que contiene la palabra amor “Slovenia” en su nombre, con grandes Parques Naturales, lagos glaciares, montañas que te quitan el hipo, pistas de esquí… Sin embargo, olvidamos frecuentemente que Eslovenia alberga 45 kilómetros de … Leer más…

Sofía de la A a la Z

Catedral_Sofia_adondequieraquevaya

Cuando me llegó el mail de Waynabox (web que organiza una escapada de tres días a una ciudad sorpresa por 150 euros), en el que me comunicaban que el destino era Sofía me quedé con cara de Póker. No porque no me gustara la idea de ir en pleno invierno a un país del sureste europeo. Sino porque no sabía casi nada de Bulgaria. Sabía que Sofía es la capital de Bulgaria y que en ella se encuentra la Catedral Alexander Nevsky, el monumento más … Leer más…

Qué ver en la Península de Reykjanes (los alrededores del aeropuerto de Islandia)

Puente entre dos continentes:

Me hubiese gustado titular este post: “mi experiencia en la Laguna Azul de Islandia” (o algo por el estilo), pero por torpes y/o poco previsibles nos quedamos con las ganas de entrar y visitamos la Península de Reykjanes. No sabíamos que teníamos que reservar la entrada a la Laguna Azul con antelación, así que nos presentamos allí y nuestra cara fue un poema cuando un chico nos dijo que el aforo estaba completo. ¡Genial…! Al principio nos desilusionamos un poco, pues dejamos de entrar en … Leer más…