Lekeitio, vocación marinera

Lekeitio, vocación marinera

Lekeitio, vocación marinera
Lekeitio, desde su creación la pesca fue una actividad fundamental en la villa.

Ser feo y llegar a Euskadi es duro. La Comunidad Autónoma Vasca derrocha belleza, y más cuando arribas navegando entre las aguas del golfo de Vizcaya. Sin pedirlo ante tus ojos emergen paisajes de pintores y fotógrafos, exhibiciones de la fuerza interna de la mar, y una reconocida fama cultural y gastronómica.

Desde hace años Bilbao se ha convertido en un destino preferente de cruceros. El incremento del tráfico de buques y las buenas conexiones aéreas con importantes ciudades europeas, unidos al considerable atractivo turístico de Euskadi están permitiendo el desarrollo de la fórmula denominadaflyandcoast; puedes volar hasta Bilbao, dedicar unos días a descubrir el País Vasco y después embarcarte en uno de los cruceros que parten de la capital vizcaína. A los pasajeros que optan por esta iniciativa les brindan la oportunidad de realizar excursiones a diferentes puntos de la orografía vasca.

Son muchos los rincones que visitar, pero si de mar, tradición y alegría hablamos, desplacémonos hasta la costa oriental vizcaína. Su semblante serio, azotado durante años por el fuerte viento y oleaje nos dá la bienvenida. Sus pobladores, marinos de historia legendaria, o gentes que vuelven la espalda a la ciudad y acude a sus playas en busca del sosiego, son los protagonistas de la memoria de estos pueblos.

Entre los lugares secretos de la isla de Izaro y las aguas en remanso del puerto de Ondarroa se presenta Lekeitio. El faro de Santa Catalina nos recibe a vista de pájaro, como cuando se divisaban los movimientos de las ballenas que se acercaban a la costa.

Marine por un día
El reconvertido Faro de Santa Catalina es el primero en Euskadi que se abre al público. En su centro de interpretación aprenderás a conocer las señales marina o a poner en práctica un viaje virtual en barco. www.faro-lekeitio.com

La bahía de Lekeitio apiñada entorno al puerto que en la bajamar se prolonga hacia la playa de Isuntza retiene una estampa singular e inolvidable, con sus casas sobre la ladera, como si todos sus habitantes quisieran abrir la ventana y vislumbrar el horizonte. Y es que este viejo atraque romano, poblado por pescadores de hace más de 600 años, valora y exhibe con orgullo su patrimonio marinero.

Lekeitio ha crecido alrededor de su puerto, lleno de animación, que todavía hoy mantiene una importante actividad pesquera y deportiva, donde puedes ver a los barcos descargar el pescado fresco, a las rederas coser o acudir a la lonja donde el visitante puede asomarse a la subasta de peces. Cuando los barcos zarpan a faenar es habitual despedirse de Santa María, la Basílica que destaca sobre el resto de edificaciones, y quien llama la atención por su relablo gótico bañado en oro, considerado el tercero más grande de España. Ésta acompasa a su casco antiguo, con calles estrechas y empedradas, rincones que hablan de su pasado, casonas escondidas, torres y conventos.

La playa de Karraspio, Lekeitio
En Lekeitio hay tres playas. Isuntza, la principal. La playa “salvaje”, ubicada en la desembocadura del Lea, que aparece cuando la marea está baja. Y la tercera, Karraspio. Pertenece al municipio de Mendexa, pero los lekeitiarras acuden a ella por su tranquilidad y acceso a pie a la isleta de San Nicolás.

Y, quizá una de las singularidades, hoy más atractivas, pero con una triste historia sea la isla de San Nicolás. Una isleta desierta que se utilizaba en 1578 como lazareto para aislar a los enfermos infectados por la peste. Un lugar que se puede visitar a pie, cuando la marea está baja. En la actualidad, la villa costera es un pujante foco de atracción veraniega. Su población se duplica, y el ambiente está animado y concurrido. Aunque veranear en Lekeitio no es algo nuevo, ya que fue ciudad de veraneo de la aristocracia española durante el reinado de Isabel II.

Ahora son los jóvenes los que toman las riendas, manteniendo el compromiso mutuo con el medio ambiente, e impulsando el carácter de los lekeitiarras: alegres, emprendedores y hospitalarios. Tanto es así que cada año se bate el récord de afluencia de gente en sus fiestas mayores. Entre los numerosos actos destaca el famoso “Antzar eguna” o “día de gansos”, que se celebra el 5 de septiembre. Pero no te preocupes si no coincide tu visita el día de gansos, Lekeitio cuenta con una agenda cultural amplía, y la atmósfera festiva se mantienen durante todo el año.

Día de gansos, Lekeitio (Vizcaya)
Es una costumbre que data de tres siglos y medio. Y año tras año el día de gansos tiene más adeptos. En 2013 se batió un nuevo récord, siendo 86 las embarcaciones inscritas en la competición.
Tradición, día de gansos en Lekeitio
Al tratarse de un juego con animales, las agrupaciones reivindican sus derechos, y entienden que se trata de un acto de crueldad. Hace unos treinta años dejaron de utilizarse gansos vivos, pero parece que no es suficiente, por lo que el Ayuntamiento atendiendo a estas peticiones, pretende reabrir el debate sobre la posibilidad de utilizar animales de goma.

Ahora es momento de regresar al crucero ¿Te acuerdas como hemos empezado el artículo? 😉 Pues bien, cuidado, no te despistes  por el camino porque también hay infinidad de lugares preciosos donde podéis perderos: Elantxobe, Mundaka, Gernika

Atardeceres en Euskadi
Lo que la mar te brinda: un atardecer espectacular antes de regresar a la rutina

Miryam Tejada

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

4 comentarios sobre “Lekeitio, vocación marinera

Deja un comentario