Cómo engordar con estilo en Ribadesella

Fabes en el restaurante El Mesón en Ribadesella

Madre de mí vida y de mí corazón, toooodo lo que se come en Asturias. ¡Es increíble! Encima es cocina casera y está para chuparse los dedos. ¿Quieres carne? De vacas viejas. ¿Prefieres pescado? Del Cantábrico. ¿Eres vegetariana? Don’t worry! La huerta asturiana es variada y fresca, pues que esté 355 días del año lloviendo da sus frutos. ¿Y los postres? El arroz con leche en Asturias nunca falta. ¿Y qué me dices de las tartas de queso? Elaboradas con quesos asturianos… sin comentarios. Sólo … Leer más…

Clase express: “asturiana por un día”

#Gijónsostenible16

Para una vasca visitar Gijón es como volver a casa. De primeras, el color verde del paisaje, ese que tanto extraño en Barcelona, le resulta más que familiar. Si alguien husmea su maleta se dará cuenta que es del norte por la cantidad de chaquetas, rebecas y/o jerseys que lleva, por la manía del tiempo y la típica frase: “por si acaso refresca”. Además, sabe que llegar a Asturias es tener la tranquilidad de comer como en casa ¡De la leche! Así que, bienvenida a … Leer más…

Los increíbles baños árabes de Jaén

Baños árabes de Jaén. Fotografía: Juan M. Castillo

Además de los 70 millones de olivos, la ruta de los Castillos y las Batallas, y las ya afamadas ciudades Patrimonio de la Humanidad, Úbeda y Baeza, Jaén atesora unos baños árabes increíbles. Aluciné nada más entrar y ver su estado de conservación y grandeza. La verdad, mea culpa, nunca antes había oído hablar de ellos y, obviamente, no me esperaba algo así ni de casualidad. De hecho, la fachada no ayuda a imaginártelos, pues no refleja el esplendor que hay en el interior. Los … Leer más…

Las cuevas del Drach de Mallorca a ritmo de Verdi, Vivaldi & company

Cuevas del Drach, en Mallorca

Confieso públicamente que todo aquel destino que atesore alguna cueva interesante, particular, curiosa, etc –no una gruta que es utilizada a las 12:00 de la mañana para hacer botellón repleta de residuos “sospechosos”- me cautiva de antemano. Por ello, cuando supe que en Mallorca se encuentran las Cuevas del Drach mi motivación fue máxima. Esto de creerme Indiana Jones y querer descubrir secretos ocultos me mola. Todavía no he hallado el Santo Giral o la Ciudad Perdida, pero Mallorca alberga rincones recónditos dignos de una … Leer más…