Iglesia monolítica de Saint-Émilion. Foto: oficina de turismo de Sain-Émilion

La iglesia MONOLÍTICA de Saint-Émilion WHAT?

  • Si piensas que ya lo has visto todo... ¡Ojo al dato!

Saint-Émilion, un pueblo medieval situado sobre una ladera del valle del Dordoña en Francia, alberga la iglesia monolítica más grande de Europa. *Es fácil que ostente el título de la más grande, pues tampoco es que abunden este tipo de templos en el planeta tierra… ¡Eh, pero ahí está su mérito!

Iglesia monolítica de Saint-Émilion. Foto: oficina de turismo de Saint-Émilion
Desde fuera no te imaginas el volumen de la iglesia

¿Cómo? ¡Explícate!

La iglesia monolítica y subterránea de Saint-Émilion, que mide 38 metros de largo, 20 de ancho y 11 de alto, tiene que ver con la primera cruzada. What? Pedro de Castillon, vizconde de la región, se vio influenciado por las iglesias subterráneas que descubrió en Turquía, en la región montañosa de Capadocia, y nunca más quiso olvidarse de ellas. Lo que viene siendo amor a primera vista 😉

Así que, a su regreso mandó construir dos: una en Saint-Émilion y la otra en un pueblo cercano (50km) llamado Aubeterre-sur-Dronne. ¡Gracias Pedroooo! Fue un capricho tuyo del que ahora nos beneficiamos todas.

Y dirás: una iglesia monolítica, ¿eso qué es lo que es?

*Significa que está hecha de una sola pieza o de un único bloque de piedra, siendo ésta una de las formas más básicas de la arquitectura monolítica. [culturilla general] En esta caso, la piedra caliza se extrajo manualmente mediante unos ventanucos y se hizo en menos de 50 años. Qué rapidez, ¿no?

Iglesia monolítica de Saint-Émilion. Foto: oficina de turismo de Saint-Émilion
Sí, ahí dentro está la iglesia de la que te hablo

Pero como todo en la vida, los problemas aparecen… Iglesia monolítica de Saint-Émilion. Foto: © Guillaume Le Baube

Al haber un río subterráneo y la roca caliza ser como una esponja, los pilares están llenos de agua. Por lo que no ha quedado más remedio que colocar unos diques de hierro para ejercer presión sobre la piedra y que la iglesia no se venga abajo. Los hierros no son preciosos, todas lo sabemos, pero son necesarios para preservar este monumento único.

Segundo “problemilla”.También han aparecido grietas por culpa del peso -cuatro mil toneladas- del campanario. En ese momento pensé: “¿y sí de repente se nos cae encima?”.

¡Hagamos un ejercicio de imaginación!

Durante la Edad Media, la iglesia contaba con colores, pinturas, luz natural, etc. Sin embargo, la humedad, las guerras, la falta de mantenimiento y el salitre –así como el abandono de la misma durante la Revolución Francesa- han hecho que la mayor parte de la decoración desaparezca. Queda un resto de pintura, pero apenas se aprecia.

Iglesia monolítica de Saint-Émilion. Foto: oficina de turismo de Sain-Émilion

¡En fin! El campanario no venció y pudimos realizar la visita guiada a la iglesia de Saint-Émilion, y en español, que reservamos en la oficina de turismo. El recorrido completo incluye:

La cueva de Saint Émilion: el monumento más antiguo y donde el monje benedictino, Saint Émilion, pasó 17 años de su vida encerrado. Cuenta la leyenda que Émilion huyó de Bretonia por robar pan para dárselo a los pobres. Un día, el duque de la región le pilló, y en ese momento, todo el pan se convirtió en leña… ¡Allá cada cuál con las fábulas!

– La capilla: lugar que fue ocupada por un tonelero y el humo de su taller cubrió las paredes y, a su vez, protegió los murales medievales que se redescubrieron en 1927.

– Las catacumbas (200km de canteras subterráneas): en ellas hay una réplica del Santo Sepulcro de Jerusalem. También, gracias a Pedro de Castillon y sus viajes por el mundo.

– La iglesia monolítica subterránea: te deja boquiabierta, ya que desde fuera no te imaginas una maravilla tan, tan impresionante.

Recomendaciones:

1.- No seas perezosa y madruga para visitar Saint-Émilion. Si vas en fin de semana puede que no encuentres aparcamiento, ya que la localidad se pone de bote en bote. Luego no digas que no te lo avisé.

2.- Pregunta, en la oficina de turismo, por los horarios para la visita guiada a la iglesia monolítica subterránea de Saint-Émilion. Luego ya tendrás tiempo de pasear y visitar la localidad a tu antojo.

3.- Contratar la actividad, realmente merece la pena (cuesta 8 euros por persona con guía en español). Te aseguro que alucinarás al ver la iglesia por dentro.

4.- Para comer te recomiendo que vayas a la bodega Dominique.

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

Deja un comentario