Playa de Piran, Eslovenia. Adonde quiera que vaya

Eslovenia también tiene costa. Observa la localidad veneciana de Piran

Aunque parezca mentira Eslovenia tiene costa, fíjate en Piran. Me hubiese gustado acompañar esta frase con un redoble de tambores o un gif con aplausos de fondo (es la moda) porque sé que algunas todavía seguís incrédulas ante tal afirmación.

Es cierto que asociamos este país centro europeo, el único del mundo que contiene la palabra amor “Slovenia” en su nombre, con grandes Parques Naturales, lagos glaciares, montañas que te quitan el hipo, pistas de esquí… Sin embargo, olvidamos frecuentemente que Eslovenia alberga 45 kilómetros de costa. Es cierto que es una línea costera muy cortita, pero peleona. El Mar Adriático no se pierde un atardecer en de la cala Fiesa por nada del mundo 😉

Atardecer Cala Fiesa, ciudad de Piran. Adonde quiera que vaya
Atardecer Cala Fiesa, ciudad de Piran.

La combinación entre los Alpes Julianos y el mar Adriático es lo que hace que el país destaque. ¿Por qué crees que mi viaje a Eslovenia me cautivó tanto? 😉

Las ciudades mediterráneas de Eslovenia

El ambiente mediterráneo que presentan localidades eslovenas como Piran, Izola o Koper es igualito al que te encuentras en Sanlúcar, Peñíscola o Cadaques. Es decir, hay chiringuitos donde tomarse una cerveza bien fresca y espacio para extender la toalla. Y es que, a fin de cuentas, lo principal es respirar vacaciones, ponerse morena y calmar los grados de temperatura con un buen chapuzón. Somos humanos, animales de costumbres.

Lo que no debemos pasar por alto de los municipios costeros de Eslovenia es su semejanza con el país vecino, Croacia. En concreto con la Península de Istria, zona histórica por conservar pueblos con corrientes de época romana, veneciana y medieval.

Turismo de sol y playa en Eslovenia. Adonde quiera que vayaJPG
Este es el ambiente playero de Piran

Piran, la ciudad más bonita de la costa de Eslovenia 

Pasear por el casco antiguo de la ciudad medieval de Piran, en Eslovenia, es un auténtico placer. En cada esquina hay algo. Un algo sin identificar, difícil de describir, pero que a cada paso te sorprende. ¿Un teatro de hace siglos? ¿Ropa colgada en un patio remoto?… todo influye. Piran es agradable a la vista. Y aunque pueda parecer vieja, incluso sucia, es pintoresca.

Quizá la “culpa” de que Piran enganche a propios y extraños es la carga de historia que soporta a sus espaldas.

Callejuelas de Piran, Eslovenia
Un rincón de una calle X de Piran que cautiva

La historia de Piran se ha visto salpicada por diferentes civilizaciones: romanos, eslavos, bizantinos, francos, patriarcas venecianos… toda esta amalgama de culturas ha hecho que la ciudad esté salpicada por varias señas de identidad.

Aunque, y quizá, el dominio veneciano, que comenzó en el siglo XIII y duró más de 5 siglos, fue crucial para la importancia de la ciudad de Piran, ya que ésta se convirtió en la principal proveedora de sal del imperio comercial veneciano. “Gracias” a este asentamiento salino Piran creció rápidamente y se construyeron preciosos edificios y fortificaciones para protegerla. Vestigios que se conservan a las mil maravillas, he ahí el puerto veneciano de Piran considerado el mejor conservado del mundo, excluyendo el de Venecia (que nadie me mate).

Obviamente de esta época hay curiosidades y anécdotas para contar: ¿a quién no le hubiera gustado vivir en la época de los comerciantes o acudir a un baile de máscaras? (soy muy soñadora, lo sé).

1.- La Casa Veneciana

La Casa Veneciana es la casa más famosa de Piran. La edificó un rico comerciante veneciano para su amante y atesora una bonita inscripción: “Déjales que hablen”. Esta frase sirvió para contentar a la amante y acallar los cotilleos de vecinales.

2.- La Catedral de San Jorge

Este monumento religioso, el más importante de Piran, posee un campanario independiente de 47 metros de altura y está construido siguiendo el modelo de San Marco en Venecia.

Catedral de Piran, Eslovenia. Adonde quiera que vaya
La catedral de San Jorge en Piran de fondo

¡Qué ver en Piran!

¿Qué queda del batiburrillo histórico que te he resumido sobre Piran? Restos de la antigua muralla, edificios de suaves colores pastel, calles empinadas, minúsculas plazas, mercados artesanos, etc

Te recomiendo que subas a la parte alta de Piran (nos metimos entre callejuelas y aparecimos no sé todavía donde, pero las vistas eran espectaculares) para ver a vista de pájaro la ciudad.

Desde la parte alta puedes ir bajando, andando se puede realizar este recorrido, y visitar la Plaza Tartini, pues es el corazón de la ciudad. Además, y enseguida te darás cuenta, alberga una curiosidad, ya que es ovala y pavimentada en mármol. Las plazas ovaladas son típicas en Italia, creo. Por lo menos, en mi recorrido por la Toscana me tocó visitar unas cuantas.

Plaza Ovalada de Piran, Eslovenia. Adonde quiera que vaya
Plaza Ovalada de Piran, Eslovenia.

Y en un extremo de Piran puedes visitar su bonito faro, donde antiguamente se hacía fuego para guiar a los barcos y que llegaran bien.

Cala Fiesa en Eslovenia 

Fue mi compañera de trabajo quién me recomendó ir a la playa de Fiesa en Eslovenia y fue todo un acierto. No está en el centro de la ciudad de Piran, pero se llega en coche perfectamente. Fuimos al atardecer, después de comer y sin prisas, y el acierto fue doble. ¿La ventaja? El ajetreo mañanero ya había cesado y quedaban cuatro gatos al sol.

Cala Fiesa, Eslovenia. Adonde quiera que vaya
Piran, playa Fiesa en Eslovenia

Se trata de una playa de roca, como todas las de la zona (puedes leer el post: Las no playas de la Península de Istria), de aguas tranquilas, arena más blanquecina que en otras zonas y es considerada semiurbana. Lo que quiere decir que a su alrededor existen edificios de estilo esloveno arropados por espacios naturales.

La playa de Fiesa es bastante pequeña, así que si vas en hora punta quizá tengas problemas de espacio. Eso sí, no le falta de nada.

¿Dónde comer en Piran? Apunta: el pescado es de rechupete

Para comer en Piran te recomiendo, encarecidamente, que acudas al restaurante Pirat. No es el establecimiento más lujoso del mundo mundial, pero el pescado y marisco es de primera.

Y es que después de cinco días en Milán, comiendo pasta y pizza, moría por degustar un pescado en condiciones. La lubina estaba exquisita y los consejos de los camareros, que por cierto eran simpatiquísimos, muy acertados. ¡Así da gusto ir a los sitios!

¿Dónde está el restaurante Pirat en Piran? En tu viaje a Piran lo más probable es que aparques el coche en un parking habilitado a las afueras de la ciudad y cojas un autobús lanzadera que te deja en el centro. Una vez que estés en la plaza principal de Piran retrocede por el puerto, por donde has circulado con el autobús, que ahí encontrarás el restaurante Pirat. Aún así apunta la dirección que aquí te muestro, pues seguro que con google maps llegas antes: Župančičeva ulica 26, 6330 Piran.

P.D: Portoroz, ¿la oveja negra de la costa eslovena? 

De Portoroz, una localidad costera de Eslovenia (previamente no la he mencionado), no me han hablado muy bien. Al parecer es el pueblo costero turístico por antonomasia, donde abundan los turistas (adolescentes para disfrutar de su último curso antes de irse a la universidad), los restaurantes de comida rápida, los casinos y las discotecas. No puedo hacer mío este comentario porque simplemente pasamos en coche por su paseo marítimo y lo que vi fueron barracas, familias con hijas y mucho ambiente veraniego. Me recordó a un Salou o Benidorm, si lo extrapolamos a España.

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

Deja un comentario