paisaje-de-Islandia

20 curiosidades de Islandia ¡Pasen y diviértanse!

Sonrío recordando las peculiaridades que descubrimos en el viaje a Islandia (algunas son una “tontería”, pero las quiero compartir). Es un país particular donde los haya. Su belleza natural no es lo único que te sorprenderá, ya que atesora infinidad de curiosidades. Curiosidades que no dejan indiferente a nadie y que las percibes en su cultura y modo de vida.

De todas las situaciones llamativas que vivimos destaco 20 cosas sobre Islandia que quizá no sabías. Seguro que alguna de ellas te dejarán pensativa y otras te convencerán, definitivamente, para visitar el país y comprender mejor a sus habitantes.

*Algunas curiosidades las he apreciado por mí misma. Es decir, no hay una ciencia que las avale. Y otras están contrastadas por estadísticas y encuestas. Lo digo para que no salten las alarmas por sí alguna os suena a chino.

1.- Las moscas no son cojoneras

¡Te lo juro! No sé si es por el frío o porqué, pero no dan el coñazo revoloteando todo el día a tu lado. De hecho, están tan atontadas que incluso las puedes “tocar” sin que salgan volando. Así que, he de decir que las moscas islandesas son más amigables que las españolas. No te ponen de mala leche, ni tienes la tentación de atraparlas para que pasen a una mejor vida.

2.- Cámaras frigoríficas en los supermercados

Sé que todos los supermercados del mundo tienen cámaras frigoríficas para mantener el frío de productos como: la carne, los yogures, las verduras… ¿Pero te puedes meter en ellas? Es decir, en el supermercado Bonús, el más popular en Islandia, las cámaras frigoríficas están diseñadas para que los consumidores entren en ellas y elijan lo que desean comprar.

De esta manera, #conclusionesmiryam, la cadena del frío no se rompe. Y es que abrir y cerrar de manera continúa estas cámaras provoca que la temperatura se vea alterada y que los motores se estropeen con mayor facilidad.

Viaje a Islandia

A mí me pareció una super idea. Y no pienses que tienes que entrar con traje de neopreno. El frío es aguantable y no necesariamente tienes que estar media hora para escoger entre pollo y conejo.

3.- No hay McDonals en Islandia

En un país tan caro es recomendable recurrir a la comida rápida. Y no es que yo sea muy fan de estas grandes cadenas de restauración, pero para un apuro no están mal. Así que empecé a buscar las localizaciones de McDonals en Islandia, pues en casi todos los países están presentes y, para mí sorpresa, descubrí que por la grave crisis económica que atravesó el país en 2009 cerraron todos los locales. 

Reflexión: llevar comida envasada de casa. Con jamón, chorizo, latas de atún.. en bocadillo -la barra de pan la compras en cualquier súper- tienes la cena y/o comida del día solucionada.

4.- En los baños públicos hay calefacción

A Islandia, todavía, no ha llegado eso de tener que pagar por orinar en los baños públicos. Están abiertos para todas las viajeras y locales. Además, están limpios, tienen rollos de papel higiénico y CALEFACCIÓN. Te reirás, pero se agradece muy mucho. Imagínate la escena de estar visitando un glaciar y tienes la necesidad de ir al baño. Ahí, en mitad de la nada y a dos grados. Es más agradable visitar al Sr. Roca con calorcito que arriesgar a coger una cistitis de caballo. Piénsalo, no es una tontería.

5.- Las modernas iglesias islandesas

La arquitectura islandesa es muy básica. Tan sólo encontrarás edificios modernos con un diseño más vanguardista en la capital, en Reikiavik. En los pueblos la construcción de las casas es como si las hubiera dibujado una niña de cinco años. Un ejemplo con dos opciones:

Viaje a Islandia
¡Qué profesional! ;)

En cambio las iglesias tienen un toque más moderno. Algunas incluso están iluminadas con luces de neón y no parecen iglesias, más bien museos de arte moderno. No sé a que se debe, pero entiendo que románicas, barrocas y/o similar no atesoran, ya que su historia nada tiene que ver con la española, donde las iglesias datan de hace miles de siglos.

Viaje a Islandia
Y es que esta iglesia es normalita… Los cementerios son los de toda la vida

6.- Servicios públicos

Si es que… ya digo yo que los nórdicos nos llevan un siglo de ventaja. ¿Será por el frío? Lo que sé es que en Islandia no existe la educación ni la sanidad privada. Los servicios públicos son tan buenos que no hay demanda, ni necesidad. ¡Ahí queda eso!

7.- No hay hormigas en Islandia

Quizá ni te fijes en tu viaje a Islandia, pero es una curiosidad como otra cualquiera. ¿El motivo? El frío. Las hormigas suelen nidificar en el suelo y si éste está muy frío no permite que estos insectos dispongan de tiempo suficiente para poner los huevos y cumplir con su ciclo biológico.

En realidad, sí que hay hormigas en el país, pero son muy poco frecuentes y rara vez se ven. No viven en la naturaleza y dependen de las casas para la supervivencia.

8.- Las termas para las islandesas significan lo mismo que los bares para las españolas

Su forma de socializar es ir a las termas que hay en todo el país. Su afición es tal que entre ellos dicen: si tienes un problema que no sabes cómo solucionar, no vayas al psicólogo vete a los baños termales públicos. Son uno de los verdaderos puntos de reunión de las islandesas.

Viaje s Islandia
Para las islandesas es una turistada la Laguna Azul

9.- Islandia no tiene ejército

Actualmente, hay 25 Estados que no tienen ejército y entre ellos está Islandia (desde 1859). No obstante, sí que son miembros de la OTAN y tienen un acuerdo de defensa con los EE.UU. Además, lo que el país sostiene son: las Fuerzas Pacificadoras Expedicionarias, guardacostas, policía y una unidad especial para casos específicos.

Otra curiosidad relacionada es que los índices de criminalidad en el país son muy bajos. Se contabiliza una media de un crimen cada 6 u 8 años. Cosa lógica, pues hay muy pocos habitantes en la isla y casi todos son familia ¿Para qué meterse en líos?

10.- El uso de las aguas termales en Islandia

Las islandesas no pagan la factura del agua, digo yo. Abunda por todos los lados. Los hogares no tienen calentadores, ya que el agua caliente proviene de los geíseres y las aguas termales.

No obstante, no es todo oro lo que reluce. Esa agua proviene con olor a sulfuro o, lo que es lo mismo, a huevo podrido. Es bastante desagradable, pero te acostumbras. Además, si te hechas un pedo puedes disimular y culpar al géiser hahahaha

Viaje a Islandia
Un juguete con olor a huevo podrido

11.- La Tierra manda

Está claro que la geología islandesa es muy atractiva e interesante, pero complicada para el cultivo de verduras y/o frutas. Y es que el porcentaje de tierra cultivable es mínimo. Casi todos los invernaderos están junto a la capital, y en su mayoría necesitan focos, durante todo el año, para que los alimentos no se estropeen cuando arrecia el frío.

Viaje a Islandia
¡Es un detalle precioso!

12.- Corazones para no pasar 

Otras de las curiosidades de Islandia es que en la ciudad de Akureyri, al Norte del país, los semáforos cuando se ponen en rojo lo señalizan en forma de corazón.

13.- ¿Hay trenes en Islandia?

Esta misma pregunta me hice el último día del viaje a Islandia, cuando vi una locomotora de vapor en el puerto de Reykjavik (fue destinada al trasiego de calizas para la construcción del puerto). La respuesta es que no existe un sistema ferroviario como tal.

14.- Hacen la cama diferente

Más que una curiosidad, este punto es una observación (soy muy curiosa/cotilla). En todos los alojamientos en Islandia las camas las visten de otra manera. De hecho, en Islandia parece que no están hechas, pues el edredón –no utilizan sábanas- lo colocan doblado en dos sobre la cama. Fíjate en la foto:

Viaje a Islandia

Y en España acostumbramos a cubrir el colchón entero con sábanas y el edredón por encima. Todo bien metido y sin arrugas 😉

15.- El alcohol por separado

La venta de alcohol en Islandia está reservada al Estado, que cuenta con una cadena de tiendas especializadas. Por lo que, no es posible encontrar bebidas alcohólicas en los supermercados. Y los precios, por supuesto, son excesivos.

Esta medida se tomó porque el consumo de alcohol estaba resultando ser bastante elevado. Y ante el temor de que este hecho pudiera tener repercusiones, se planteó imponer un límite tanto en la venta como en el consumo.

En 1912 se hizo efectiva tal prohibición. No obstante, en 1922 las españolas acordaron con las islandesas exportar vino a cambio de pescado en salazón, de modo que se permitió la importación de bebidas de graduación inferior a 21%. No obstante, entre ellas no se incluyó la cerveza. Esto supuso una contratación difícil de justificar que solo terminaría en 1989. Ahora sí que puedes comprar cervezas, lo que no sé es sí te las puedes permitir.

16.- Agua, agua y agua 

En Islandia el agua se puede consumir directamente del grifo (por eso en los restaurantes el agua es gratis…). Es una de las aguas con la calidad más alta del mundo. Llega a las casas sin necesidad de ningún tratamiento. ¡Qué maravilla!

17.- El 54% de las islandesas creen en la existencia de elfos y trolls

Al parecer, las islandesas están mucho más receptivas a fenómenos como los de soñar con el futuro, a las corazonadas y a la existencia de fantasmas y elfos que las ciudadanas de otros países. Y es que es la madre naturaleza quién provoca esta creencia. La belleza del paisaje hace creer que tras una cascada, un montículo y/o glaciar viven familias mitológicas.

Las islandesas sienten tal adoración por estos seres que incluso es habitual ver pequeñas casitas para elfos en los jardines de sus hogares. No me digas que no es una sociedad adorable 🙂

“De hecho, en junio de 2014, se detuvo la construcción de una carretera en Islandia, tras las manifestaciones de las ciudadanas, para evitar molestar a los elfos que vivían bajo las rocas en el lugar donde se pretendía construirla.”

Estas situaciones no son las habituales, pero suceden. Y no es que estén locas, pues quienes hemos visitado el país también nos hemos imaginado hadas, duendes, gnomos, etc en alguna de las mil cascadas. El paisaje es el idóneo para dar rienda suelta a la imaginación.

18.- Las ovejas mandan

Otra curiosidad de Islandia tiene relación con los animales. Hay más ovejas que habitantes. De hecho, son el doble, hay 600.000 ovejas y 300.000 islandesas (aproximadamente).

Viaje a Islandia
Son muy graciosas 🙂 ¡Tienen que terminar con el cuello destrozado!

19.- Democracia islandesa

Islandia tiene el privilegio de contar con el parlamento democrático más antiguo del mundo, ya que sus orígenes datan del año 930. Está en Thingvellir, donde la placa tectónica norteamericana y la euroasiática chocan. Allí se reunían una vez al año los representantes de los clanes para intentar solucionar los asuntos de un país sin reyes. La verdad es que me hubiese encantado asistir a una de esas asambleas, me lo imagino y alucino…

20.- Las islandesas no tienen apellidos

A ver si lo explico bien. Los apellidos de las islandesas consisten en el nombre del padre añadiendo “son” si son chicos y “dóttir” si son chicas. Esto sucede porque apenas importan los apellidos, lo principal es el nombre de la persona.

Por ese motivo, el listen telefónico –nuestra páginas amarillas- está ordenado según los nombres y no por apellidos tal y como nosotros estamos acostumbrados.

Viaje a Islandia
La selección islandesa lo demostró en sus camisetas

Ahora bien, ¿cuáles son las curiosidades que me he sacado de la manga (aunque en realidad sean ciertas)? #madeinMiryam ¡Hagan sus apuestas! Deja comentario y lo debatimos 😉

Autora

¡Hola! Soy Miryam periodista digital, blogger y creativa. Trabajo en EscapadaRural.com, me gusta la gastronomía, soy del Eibar, no pierdo la sonrisa y pertenezco a Barcelona Travel Bloggers. Mi pasión es viajar, así que si buscas recomendaciones, consejos, destinos y un poco de humor este es tu sitio. ¡Bienvenid@s!

Follow Me:
TwitterFacebookYouTube

2 comentarios sobre “20 curiosidades de Islandia ¡Pasen y diviértanse!

Deja un comentario